El emprendimiento es un campo científico, que posibilita la transformación de ideas en hechos concretos, el cual ha sido objeto de numerosas investigaciones, por lo que actualmente existe abundante literatura de negocio que se encarga de abordar este concepto.

Y desde esta perspectiva, cuando mencionamos el hecho de crear una nueva empresa, la literatura nos aproxima al término de “startup”. Pero en este sentido, la definición de lo que es una startup es muy amplia y en ocasiones lleva a confusión.

La definición más simple para una startup sería aquella que engloba a negocios de nueva creación con grandes posibilidades de crecimiento, y que en muchas ocasiones, presentan modelos de negocios escalables.

En esta línea, la definición comúnmente adoptada en la literatura para definir una startup es la realizada por Steve Blank (2010), que la clasifica como “una organización temporal en búsqueda de un modelo de negocio escalable y replicable.”

Destaca que una startup es una “organización temporal” debido a que solamente lo es durante un tiempo determinado. Pasado este tiempo, la startup, o se convierte en una compañía sostenible, o acaba liquidando.

Cuando se refiere a que se encuentra en “búsqueda de un modelo de negocio”, aclara que una startup es concebida en condiciones de extrema incertidumbre, donde su futuro es impredecible, ya que el modelo de negocio inicial de una startup es simplemente un conjunto de ideas en la mente del emprendedor.

Así mismo, cuando se refiere a “modelo de negocio escalable y replicable”, señala que cualquier tipo de negocio no puede ser clasificado como una startup. Para que pueda ser clasificado como tal, es necesario que tenga un alto potencial de crecimiento y para ello, debe ser escalable en cuanto a su tamaño y, replicable para poder llevar este modelo de negocio a otros mercados.

La definición de startup realizada por Steve Blank (2010) fue complementada por Eric Ries (2011), añadiendo que una startup “es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio en condiciones de incertidumbre extrema”

Eric Ries señala que, en la propia definición, no existe referencia sobre el tamaño de la empresa, la industria o el sector, con lo que cualquier persona podría ser un emprendedor de una startup, si lleva a cabo la creación de un nuevo producto o negocio en un entorno de incertidumbre extrema.

Recogiendo las ideas principales de los autores, podríamos definir una startup como el proceso de validación de un modelo de negocio, llevado a cabo por un emprendedor, en condiciones de máxima incertidumbre al no existir información pasada del modelo de negocio, ni histórico acerca de su potencial de crecimiento.

Por lo tanto, lo que a simple vista podría considerarse como una simplificación del proceso de emprender, es en realidad una manera diferente en la forma en la que actualmente se generan ideas, una alternativa diferente para entender el hecho de crear una nueva empresa.